Algunas anécdotas... algunas reflexiones...
...tal vez, demasiado pretensiosos.





miércoles, 3 de febrero de 2010

Capítulo III - Parte 3

Parte 3

Sobre las vacaciones,
sobre el aberrante hecho de volver de las mismas.
Sobre la rutina.

Tema trillado si los hay: volver de las vacaciones. Es como si el mundo se destiñera de golpe. Es un golpe bajo a la moral. Volver es, de un cachetazo, el eterno recordatorio del porque estamos acá: La gran mayoría de nosotros pasamos la mayor parte del año muleando por un sueldo, juntando migajas para poder pasar quince días,con suerte, probando la mejor miel que nuestro ajustado presupuesto nos permita.

Hacia mucho que no salía a ningún lado por mas de dos días y creía, ingenuamente, haber superado esa asquerosa sensación. Pero esa misma sensación, hoy, a esta hora, se apoderó de mis dedos y me obligó a posponer cualquier actividad que tuviera en mente, si es que tenía alguna.
Una semana estuve, sin mas fin que despertarme, tomar un mate y pensar en que río visitar ese día. Tardes de algo de música, algo de cerveza, algo de fernet y algo de vino. A dormir y al día siguiente volver a empezar. Diría que era una utopía hecha realidad, si eso fuera posible. Pero una utopía no se paga, el camping y la cerveza si.

Pero no todos logramos ese nivel de abstracción tal, casi egoísta, en que creemos vivir ese, aunque acotado, paraíso. Se nos hizo imposible no notar las condiciones de trabajo de los empleados de los campings de Córdoba: jornadas de mas de 16 horas, algunas demasiado cercanas a la esclavitud por, da miedo imaginar, cuanto sueldo.

-Pero seguro les dan una casa y comida- Dijo uno.

-Si, a los esclavos también- Respondió mi hermana, afilada, como siempre.

Pero ni ese recordatorio constante, ese ver a gente tan o mas explotada como uno, puede ganarle al regreso, al hecho concreto de saber que ahora nos sigue tocando a nosotros.

Tal vez El Dragón de Azúcar tenga razón: nadie puede pasar unas buenas vacaciones, porque, a diferencia del ridículo, siempre se vuelve.

Pero siempre que podemos, lo volvemos a intentar. Que alguien me explique por que.

Sigo debiendo la foto de Córdoba de regalo, el domingo, tal vez.



9 comentarios:

Charles dijo...

!Amargo saber, el que se saca del viaje
El mundo monótono y pequeño, hoy,
ayer, mañana, siempre, nos hace ver nuestra immagen:
!Un oasis de horror en un desierto de aburrimiento! (Boudelaire)

Fede dijo...

Charles: Mas justo, mas claro, imposible. Algunos le dicen dar en la tecla.

Gracias por el aporte.

cecilio dijo...

salute... este coment no es para hablar especificamente de esta entrada , es para saludar, voy a estar dandome una vuelta por aqui de vez en cuando, vine desde tu coment en mi blog y bueno, me quede a leer un poquito y me gusto bastante lo que lei asi q...ya estaremos en contacto che

que vaya bien

A. Tosco dijo...

Charles: gran cita!

Fede: Siempre me dio la impresión de que para el tipo que trabaja en un camping la naturaleza no es más que un enemigo: el rio se desborda, los bichos te pican, el sol no lo dora sino que lo tuesta indefectiblemente ayudado por su propia transpiración, los cerros son un escollo para llegar de A a B, el arco iris es el recordatorio de que tiene que ir a destapar los desagües después de la tormenta.
Y la felicidad ajena del tipo que va al camping a reclamar su pedazo de cielo horizontal tampoco debe ayudar demasiado.
Al trabajador del turismo se le marchita y cae todo lo mágico que tiene, para el resto del mundo, el lugar donde el mulea.

Dragon de Azucar dijo...

¿Me citaste como autoridad del tema?

Gracias!

Saludos

Dragon de Azucar dijo...

Pero si, sigo sosteniendo que quien dice que la pasó 'genial' en las vacaciones miente, a los demás o a sí mismo o a ambos.

Saludos

Fede dijo...

Cecilio: Gracias por pasar, pegate una vuelta cuando quieras. Yo voy a andar pasando por alla cada tanto. O sea, nos vamos a esatr cruzando.

A. Tosco: Es asi, el trabajador de turismo se tiene que fumar las toneladas de perejiles de plan de festejo o descanso estival. A la mierda con la magia que el lugar pueda tener.

Dragon: Yo no lo afirmaria tan categoricamente, pero si, puede que las vacaciones "geniales" no existan.
Aunque sí existen los sucesos geniales y si, casualmente, sucedieran en vacaciones... darían vacaciones geniales?

Alicia dijo...

Es así nomás, siempre lo intentamos,es el intento constante de estar mejor, cuando nos vamos de vacaciones, durante las vacaciones y cuando volvemos, es la compulsión de estar vivos y la necesidad imperiosa de sentir algun tipo de plenitud aunque sea por un instante en cualquier lugar
buenisimo que pudiste mojar tus pies en otras aguas que no sean las de la ducha eso ya es un montón y es muy interesante lo que escribis, hace que uno se pellisque de vez en cuando para ver si esta dormido o no,
en algunos momentos siento que la vida es aburrida y complicada y muchas veces dolorosa pero también siento que podemos hacer que sea distinta, en el lugar que estemos,
quizás la distancia de la mediocridad cotidiana y monótona nos dá otra visión hasta de nosostros mismos, aunque las vacaciones sean también mediocres que nos dé por volver desesperadamente,creo que esa esperanza es la que hace que lo intentemos indefinidamente
gracias por tu aporte, ahora me doy cuenta que necesito vaciones urgentes

Fede dijo...

Alicia, es verdad, muchos estamos en una constante busqueda de romper con la mediocridad, la monotonía que tan seguido se propone. De que lo consigamos o no, depende de cuanto nos lo propongamos nosotros.


Saludos.

PD: No estoy seguro si hay que estar lejos para tomarse unas vacaciones... A veces alcanza con romper un poco con lo cotidiano. Creo.